Rincones mágicos de las Islas Canarias

Parque Nacional de Garajonay (La Gomera)

Encontraremos esta hermosa masa forestal en el interior mismo de la isla de La Gomera. El Parque Nacional de Garajonay constituye la mejor muestra conservada de laurisilva canaria, un ecosistema relicto del Terciario desaparecido del continente como consecuencia de los cambios climáticos del Cuaternario. Este bosque de laurisilva canaria, ocupa una extensión de unas 4.000 hectáreas, lo que supone cerca de un 11 por ciento de la superficie total de la isla. En su interior encontraremos una amplia red de equipamientos y servicios, destacando el Centro de Visitantes, un Centro de Información, numerosos miradores, áreas recreativas, así como una gran variedad de senderos homologados y perfectamente señalizados, que nos permitirán conocer este bello espacio natural de una forma fácil y divertida, siempre en el máximo de los respetos a las plantas y seres vivos que cohabitan en la zona. El Parque Nacional de Garajonay fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 1986.

BANNER-RINCONES

.

Parque Nacional de Garajonay

Parque Nacional del Teide (Tenerife)

En el corazón de la isla de Tenerife encontramos el mayor y más antiguo de los espacios naturales canarios, el Parque Nacional del Teide. Su extraordinario paisaje es un monumento geológico de los más espectaculares del mundo, en el que los conos volcánicos y las coladas de lava forman un extraordinario conjunto de colores y formas. Posee una gran riqueza biológica, un elevado porcentaje de especies vegetales endémicas y relevante importancia en cuanto a número y exclusividad de su fauna invertebrada. En la zona tendremos la oportunidad de realizar alguna de las muchas rutas de senderismo que atraviesan este singular paisaje, siempre acompañados del imponente volcán vigilando nuestros pasos. Otra de las formas de conocer la zona es a través del Teleférico del Parque, cuyo recorrido asciende desde su estación base, situada a 2.356 metros sobre el nivel del mar, hasta la estación de La Rambleta, ubicada a una altitud de 3.555 metros y a sólo 163 metros de la cima del volcán. Sin duda, una experiencia única.

© Carsten Frenzl / Flickr – Creative Commons 2.0 – P. N. Teide

Parque Rural Valle Gran Rey (La Gomera)

Este espectacular enclave paisajístico queda situado en la parte occidental de La Gomera, ubicado en el valle del mismo nombre, presentando numerosos elementos geomorfológicos como los macizos de La Mérica, así como profundos barrancos, escarpados riscos, cristalinos manantiales y una gran variedad de endemismos botánicos. En su interior se encuentra el Sitio de Interés Científico del Charco de Cieno, uno de los mejores humedales que perduran en la isla de La Gomera y uno de los últimos saladares naturales de Canarias. Más al norte, el Parque limita con el Monumento Natural del Lomo del Carretón, terreno acantilada de gran valor paisajístico, imponente monumentalidad e interés geológico y geomorfológico. Sus numerosos senderos hacen de la zona un entorno ideal para aquellos amantes de la naturaleza y el senderismo que deseen experimentar la paz y la tranquilidad de este singular paraíso.

P. R. Valle Gran Rey – Imagen cedida por el Dpto. de Turismo Cabildo Insular de La Gomera

Parque Rural del Nublo (Gran Canaria)

Atraviesa los municipios de Artenara, Mogán, Moya, San Bartolomé de Tirajana, Aldea de San Nicolás, Tejeda y Valleseco, ubicándose en la parte central de la isla de Gran Canaria. Es la zona protegida más extensa de la isla siendo declarada Espacio Natural desde el año 1987 y Parque Rural desde 1994, entrando así en la lista de Espacios Naturales de Canarias. En su interior encontraremos el Monumento Natural del Roque Nublo, de origen volcánico, elevándose 80 metros sobre su base y 1.813 metros sobre el nivel del mar. Un lugar diferente donde disfrutaremos con la singular belleza del entorno, marcada por grandes extensiones de pinar, junto con castaños, álamos y otras especies exóticas.

Roque Nublo – Imagen cedida por www.grancanaria.com

Parque Nacional de Timanfaya (Lanzarote)

Aunque aparentemente desolados, estos paisajes han sido colonizados por el mundo vegetal, formando una combinación de tonalidades negras y rojizas de lapillis y arenas, así como de oscuras lavas basálticas, todo ello salpicado de manchas de diferentes colores pertenecientes a las numerosas especies liquénicas. En el interior del Parque encontraremos el llamado Charco Verde, una laguna declarada Reserva Natural ubicada en la población de El Golfo, en el municipio de Yaiza, que adquiere su tono verdoso debido a un alga de la especie Ruppia marítima que habita en su interior, además del azufre que contiene sus aguas. En el Parque Nacional de Timanfaya tienen lugar las denominadas “anomalías geotérmicas”, las cuales producen temperaturas inusuales en la superficie, provenientes del subsuelo. Para poder conocer todas sus particularidades es recomendable realizar la conocida “Ruta de los Volcanes”, un recorrido de aproximadamente 14 kilómetros de longitud perfectamente acondicionado  y señalizado.

Parque Nacional de Timanfaya

Parque Rural de Anaga (Tenerife)

En nuestra visita a Tenerife no podemos perdernos el Parque Rural de Anaga, Reserva de la Biosfera de extraordinaria belleza paisajística ubicado en el extremo oriental de la isla, en cuyo interior encontraremos una fauna y una flora rica en endemismos. Ocupa una superficie de aproximadamente 14.500 hectáreas que abarcan los municipios de La Laguna, Santa Cruz de Tenerife y Tegueste, lo que ha contribuido a ser una de las principales alternativas de ocio y esparcimiento para los habitantes de la zona así como para cientos de turistas que cada año se acercan a visitar este hermoso espacio natural. Este Parque nos ofrece un gran abanico de posibilidades a la hora de conocerlo y disfrutarlo, destacando sus varios senderos a pie, rutas mountain bike o paseos a caballo, entre otras alternativas.

Imagen: Sara Sánchez Romo-Costa / Promotur Turismo Canarias, S.A.

Parque Nacional de la Caldera de Taburiente (La Palma)

Se localiza en la zona media de la isla de La Palma, tratándose de un extenso paisaje caracterizado por ser un enorme circo de ocho kilómetros de diámetro con aspecto de caldera, donde múltiples erupciones volcánicas, grandes deslizamientos, la fuerza erosiva del agua y el paso del tiempo, han ido modelando su geomorfología, convirtiéndola en un bello y escarpado paisaje con casi 2.000 metros de desnivel, con una espectacular red de arroyos y torrentes de gran fuerza erosiva a su alrededor. En este medio se han desarrollado una gran variedad de especies animales y vegetales, las cuales incluyen un gran número de endemismos canarios. Para disfrutar de la majestuosidad de la Caldera de Taburiente, debemos acceder a ella recorriendo alguno de los varios senderos y rutas homologadas al efecto. Toda la información necesaria para conocer este Parque Nacional la encontraremos en el Centro de Visitantes ubicado en la localidad de El Paso.

Caldera de Taburiente (GFDL)

Parque Natural de Las Nieves (La Palma)

Integrado en la Reserva de la Biosfera de La Palma, constituye el escenario de uno de los mejores bosques de laurisilva de Canarias debido, entre otros factores, a la cantidad de agua que se precipita en forma de cascadas por todo el Parque. Numerosas alternativas de ocio y diversión nos esperan en el Parque Natural de Las Nieves. Senderismo, escalada, rappel, excursiones guiadas… El Parque se localiza en la zona norte de la isla de La Palma, formado por el monte de Los Sauces y el de Las Nieves. En su interior podremos contemplar rincones de singular belleza como el Barranco del Agua, los nacientes de Marcos y Cordero o el mirador del Espigón Atravesado. Pero para disfrutar al máximo de este espacio natural lo mejor es pasarse por el Centro de Visitantes de El Canal y Los Tilos, donde seguro conoceremos todo lo necesario para sacarle partido a nuestra visita. Una parada obligada en nuestro viaje a las Islas Canarias.

Imagen: Pilar Fernández – Cedida por el Patronato de Turismo de la Palma

Dunas de Maspalomas (Gran Canaria)

Un bello y singular espacio natural ubicado en el municipio de San Bartolomé de Tirajana, en la isla de Gran Canaria, declarado Reserva Natural Especial. Se trata de un conjunto de dunas único en la isla, que nos ofrece un paisaje de gran belleza semejante a un mar de arena dorada ubicado al pie del océano. En la pare sur de la Reserva encontraremos la Playa de Maspalomas, donde se concentra el grueso turístico de la zona alrededor de casi tres kilómetros de suave arena dorada, junto a instalaciones hoteleras y apartamentos.

Dunas de Maspalomas

Jardín Botánico Viera y Clavijo (Gran Canaria)

Se lo conoce también como Jardín Canario, consolidado como un centro de conservación, investigación y educación ambiental, donde cada especie vegetal posee su propia zona delimitada, propiciando un desarrollo óptimo para cada hábitat natural. Podremos pasear por el Camino de los Dragos, la Plaza de las Palmeras, el Jardín de las Islas, el Jardín Escondido o el Jardín del Mundo, contemplando la gran belleza del entorno que nos rodea en cada momento. Sin duda se trata de un punto de obligada visita en nuestro viaje a esta bella tierra.

Imagen cedida por Informaciones Canarias, S. A. – Promotur Turismo Canarias, S.A.

Archipiélago de Chinijo (Lanzarote)

En la parte norte de la isla de Lanzarote encontramos el Parque Natural del Archipiélago de Chinijo, integrado por las islas mayores de Montaña Clara, La Graciosa y Alegranza, así como por los islotes de Roque del Este y del Oeste. La zona destaca por su gran belleza paisajística, donde observaremos dos entidades geomorfológicas claramente diferenciadas: los acantilados de Famara y las islas, formando un conjunto volcánico perfectamente conservado.

Parque Natural Archipiélago de Chinijo

Drago Milenario (Tenerife)

Se le conoce como Drago Milenario de Icod de los Vinos, declarado Monumento Nacional desde 1917, siendo en la actualidad el más grande y longevo de los conocidos en todo el mundo dentro de su especie. Mide más de 18 metros de altura y tiene un perímetro en su base de veinte metros.  Se encuentra integrado en el denominado Parque del Drago, el cual ocupa una superficie de 3 hectáreas de extensión en las que podremos contemplar una gran variedad de la flora canaria. Además cuenta el parque con una cueva volcánica, en la que se representa un antiguo enterramiento de momia guanche, un lagar con zonas de picnic y unas carboneras. Este bello espacio natural lo encontramos en el municipio tinerfeño de Icod de los Vinos, cuyo casco antiguo ha sido declarado Bien de Interés Cultural debido a su importancia histórica. Con todo esto, tenemos asegurada una visita llena de propuestas que bien merecen nuestra atención.

Drago Milenario en Icod de los Vinos

 

El Sabinar (El Hierro)

Se localiza en La Dehesa de Sabinosa, en el extremo occidental de la isla de El Hierro, declarada Reserva de la Biosfera. Allí nos encontramos con un bosquete de espectaculares sabinas, dobladas y retorcidas por la fuerza de los vientos, produciendo en el visitante una espectacular experiencia visual. Aprovechando nuestra visita al Sabinar, podremos pasarnos a conocer la Ermita de la Virgen de los Reyes y Sabinosa, un espacio que sin duda llamará nuestra atención.

Imagen cedida por Cabildo Insular del Hierro – David Olivera

No hay comentarios...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *