Qué ver en Ávila: Una guía completa

Hoy nos vamos de viaje a la hermosa ciudad de Ávila, claro ejemplo de historia, monumentalidad, cultura y tradición. La capital abulense tiene una ubicación privilegiada en el mapa peninsular, pues desde aquí, y a menos de una hora de viaje hasta Madrid, accedemos a todas las autopistas nacionales que te llevarán a cualquier punto de la geografía española. Y es que Ávila tiene un encanto singular que la hace única. Claros cielos de azul intenso, clima estacional fuertemente marcado, acceso a zonas de montaña de incomparable belleza, conexión directa con capitales de provincia de relevante interés turístico como Madrid, Salamanca, Segovia y Valladolid… ¡No se puede pedir más! Y si a todo esto le añadimos uno de los centros históricos más bonitos y mejor conservados de Europa, amén del Título de Ciudad Patrimonio de la Humanidad, uno realmente ya se queda sin palabras. Y es que todo esto es real… ¡y existe! Amigos viajeros, estamos hablando de la monumental ciudad de Ávila.

BANNER-RINCONES

Fue declarada Ciudad Patrimonio de la Humanidad en 1985, y en el año 2005 fue integrada en la Red de Juderías Españolas. Ávila ofrece a sus visitantes un sinfín de posibilidades: historia, cultura, misticismo, tradición, naturaleza y, cómo no, una gastronomía extraordinaria. ¿La seña de identidad?, su majestuosa e imponente muralla medieval, la cual enamora a todo el que camina bajo su penetrante mirada. Pero Ávila tiene más lugares que relatan su antigua historia. Sus tranquilas y silenciosas calles, sus típicas plazas, sus hermosos palacios y sus variados y pintorescos rincones, descubren al visitante la historia de esta bella ciudad marcada por el paso de tres culturas: judía, mudéjar y cristiana.

En este artículo te contaremos qué ver en Ávila, qué hacer, dónde puedes comer y, por supuesto, nuestras tradicionales recomendaciones, ya presentes en todos nuestros artículos. No te lo pierdas y sigue leyendo porque… ¡comenzamos!

Ávila vista desde Los Cuatro Postes
Ávila vista desde Los Cuatro Postes

PUNTO DE PARTIDA:

Tanto si visitas la ciudad a pie como en coche, lo más recomendable para iniciar nuestra andadura por la ciudad es partir de la Plaza de Santa Teresa, también conocida como “El Mercado Grande” (encontrarás un parking público bajo la misma Plaza). Esta plaza constituye el centro neurálgico de la ciudad, en cuyo interior encontrarás, alzada a varios metros sobre el suelo, la monumental imagen de Santa Teresa de Jesús y, tras de sí, la Iglesia de San Pedro, de estilo románico en cuya fachada destaca un gran rosetón y en cuyo interior podremos contemplar altares de estilo renacentista y el retablo de la capilla mayor. No olvidemos que esta iglesia fue declarada Monumento Nacional en el año 1914.

La Muralla de Ávila

En el extremo oeste de la plaza te toparás sin quererlo con una de las puertas más impresionantes del recinto amurallado, hablamos de la Puerta del Alcázar. Recomendamos hacer aquí una parada pues, al cruzar el arco, y a mano izquierda, encontraremos un punto de información turística donde podremos adquirir pases para subir a la muralla y recorrerla desde su adarve. Esta visita, más que una recomendación, es de carácter obligatorio para todo viajero a la ciudad de Ávila. La muralla de Ávila, con sus 2.516 metros de perímetro, 9 puertas y 87 torreones, es el monumento que da identidad a esta pequeña pero hermosa ciudad, dotándola de un encanto único. La muralla está catalogada como el recinto amurallado urbano mejor conservado del mundo… y tienes varias opciones para recorrerla. Lo ideal para apreciar todo su esplendor y conocerla al detalle es: por un lado visitar la muralla rodeando su perímetro, en cuyo recorrido podrás contemplar sus nueve puertas: La Puerta del Alcázar, la del Peso de la Harina, la Puerta de San Vicente, la del Mariscal, la del Carmen, la Puerta del Adaja, la de Malaventura, de la Santa o Montenegro y la Puerta del Rastro. Por otro lado, puedes recorrer la muralla de Ávila desde arriba, a lo largo de los 1.700 metros de adarve. Para ello tienes tres accesos donde poder adquirir pases para realizar este recomendable recorrido: La Puerta del Alcázar, la Casa de las Carnicerías y la Puerta del Puente. En esta segunda opción,  además de conocer las murallas desde dentro, con sus rincones más pintorescos, también podrás contemplar unas maravillosas vistas sobre la ciudad.

Hay que tener en cuenta que el horario de apertura para subir a la muralla es a partir de las 10:00 de la mañana, y que la hora de cierre varía en función de la época del año. Del 31 de Octubre al 31 de Marzo, permanece cerrada al público los Lunes. Es importante que antes de organizar vuestra visita consultéis la propia página de la muralla de Ávila, donde especifican el horario y los precios de acceso a la misma:

http://muralladeavila.com/es/planifica-tu-visita/horarios-y-tarifas.

Muralla de Ávila
Muralla de Ávila

CONTINUAMOS CON LA RUTA:

Atravesamos la Puerta del Alcázar y nos situamos en la calle Don Gerónimo, frente a la Plaza de Adolfo Suárez, en la cual encontraremos el antiguo edificio del Banco de España, una fabulosa fuente y una escultura homenaje a Adolfo Suárez realizada en bronce a tamaño natural. Frente a la escultura encontrarás una calle muy estrecha, y de las más emblemáticas de Ávila, estás en “la calle de la muerte y la vida”, la cual te llevará directamente hacia la Plaza de la Catedral. Como nota de interés, tienes que saber que en esta calle se encuentra uno de los restaurantes más populares de la ciudad, el Restaurante Las Cancelas, cuya terraza se ubica dentro de los espectaculares patios de la Catedral. En menos de un minuto verás la fachada del Palacio de Valderrábanos, el Palacio de los Velada, la Biblioteca Municipal, el Episcopio, la Casa de las Carnicerías (la cual constituye uno de los accesos para subir a la muralla) y, por supuesto, la hermosa Catedral de Ávila.

La Catedral de Ávila

La Catedral de Ávila es una de las paradas obligatorias en nuestra andadura por la capital, fue proyectada como templo y fortaleza, siendo su ábside uno de los cubos de la muralla, tratándose de la primera catedral gótica de España. Sus torres, de las cuales una quedó inacabada, fueron construidas entre los siglos XIII y XIV, finalizando la construcción del monumento, en el XV. Su interior guarda el Sepulcro de Alfonso de Madrigal, el Altar de San Segundo, el de Santa Catalina, el Retablo del Altar Mayor y el Coro. También es de relevante importancia señalar que contiene los restos mortales de Claudio Sánchez Albornoz y de Adolfo Suárez. La Catedral de Ávila fue declarada Monumento Nacional en el año 1949.

Catedral de Ávila
Catedral de Ávila

Desde esta plaza tienes dos opciones para seguir conociendo la ciudad:

La primera de ellas es que cruces el Arco de San Segundo del recinto amurallado, y salgas a una de las zonas más concurridas de Ávila, la calle San Segundo, donde puedes detenerte a coger fuerzas y tomar una cañita o un buen vino, acompañado de una tapa típica. En esta ocasión os recomendamos el Restaurante Puerta del Alcázar, La Casa de Postas y La Bodeguita de San Segundo. Una vez tengas las pilas cargadas, puede dirigirte hacia la Basílica de San Vicente, para ello solo tendrás que caminar menos de cinco minutos por esa misma calle en dirección norte. En el paseo, verás pintorescos edificios con sus escudos de armas y la majestuosa muralla a tu izquierda, y a sus pies, el Parque de San Vicente. De frente te toparás con una de las mayores representaciones de la arquitectura románica de nuestro país, la Basílica de San Vicente, declarada Monumento Nacional en el año 1923. De su interior destacamos el Cenotafio de los Hermanos Mártires, monumento funerario en memoria de los santos Vicente, Sabina y Cristeta.

Basílica de San Vicente Ávila
Basílica de San Vicente

Frente a la Basílica, verás la Ermita del Humilladero, la cual constituye uno de los humilladeros más representativos y mejor conservados de España. En la actualidad es la sede de el Ilustre Patronato de la Santa Vera Cruz (una de las hermandades penitenciarias más antiguas de Ávila). Su interior guarda dos imágenes muy especiales para la ciudad: El Santísimo Cristo de los Ajusticiados y la Santa Cruz, ambos muy importantes en la celebración de la Semana Santa abulense, declarada de Interés Turístico Internacional.

Recomendación: Si te gustan los museos tienes que pasarte por la Plaza de Nalvillos. En ella se encuentra la Iglesia de Santo Tomé el Viejo, Monumento Nacional desde 1963 y actualmente parte del Museo Provincial, la cual alberga numerosos elementos arqueológicos en piedra. Os dejamos el link del museo para consultar horarios y precios de entrada: www.museoscastillayleon.jcyl.es

La segunda opción es recorrer las principales calles del centro de la ciudad. Bordeando el Palacio Valderrábanos saldrás a la calle Alemania y la calle Reyes Católicos (donde podrás ver la capilla de las Nieves). Ambas calles constituyen la mayor zona comercial de Ávila, desembocando esta última en la plaza del Ayuntamiento, conocida como el Mercado Chico, una zona muy concurrida en el día a día de los abulenses, donde todos los viernes tiene lugar el tradicional Mercado Municipal, en el que agricultores y fruteros de la zona se trasladan para vender sus ricos productos, todo ellos de máxima calidad y frescura. En esta maravillosa plaza encontramos el edificio del Ayuntamiento y la Iglesia de San Juan.

Plaza del Ayuntamiento
Plaza del Ayuntamiento

La Iglesia de San Juan posee el titulo de Monumento Nacional desde el año 1983. De su origen románico fue transformada a un estilo gótico con influencias renacentistas, en cuyo interior aún se conserva la pila donde, en 1515, fue bautizada Santa Teresa de Jesús. Desde aquí puedes dirigirte hacia otros monumentos emblemáticos, como lo es el Convento de Santa Teresa y su museo, (menos de 10 minutos andando desde la Plaza del Mercado Chico, atravesando la calle Madre Soledad). En el caminar podrás observar numerosas casas señoriales y algunas de las tiendas más antiguas de la ciudad. También puedes optar por un recorrido algo más largo (unos 15 minutos), pero en el que podrás observar muchos otros edificios, palacios y monumentos emblemáticos (este recorrido parte desde la calle Caballeros hasta la plaza de Pedro Dávila, donde se encuentra el Palacio medieval de los Dávila, adosado a la muralla y perfectamente conservado). Y desde esta plaza, seguiremos el trayecto enlazando con la calle Madre Soledad. El Torreón de los Guzmanes, el Palacio de los Superunda, el Palacio de los Almarza… son solo algunos ejemplos de lo que podrás ver hasta llegar a la Plaza de la Santa, en la que se encuentra otro de los monumentos más significativos de la Ávila, la Iglesia, Convento  y Museo de Santa Teresa.

Iglesia y Convento de Santa Teresa

Fue construida en el más puro estilo barroco, asentada sobre la casa natal de Teresa de Cepeda (Santa Teresa de Jesús). La fachada de la iglesia se presenta en forma de retablo, organizándose en tres cuerpos, donde llama la atención la imagen en mármol de La Santa, los escudos de los Cepeda y Ahumada, la Orden de los Carmelitas descalzos, el del Conde Duque de Olivares, el de Intendencia y el de Doctora de la Iglesia. El interior alberga un importante conjunto escultórico del siglo XVII, obra de Gregorio Fernández. Cabe decir aquí que el museo de Santa Teresa es el único del mundo que da a conocer al visitante la forma de vida de la patrona abulense, desde su niñez hasta su madurez espiritual y su mensaje.

Iglesia y Convento de Santa Teresa
Iglesia y Convento de Santa Teresa

Llegados a este punto y tras un buen recorrido por la historia de la ciudad, puedes regresar de nuevo a la zona centro, donde encontrarás otros muchos rincones con valor histórico y arquitectónico, lugares con carácter medieval. Junto a la Puerta del Alcázar se encuentra el Paseo del Rastro, que recorre el perímetro amurallado regalándonos una preciosa panorámica sobre la parte sur de la ciudad y sus edificios más representativos, como son la Capilla de Mosén Rubí, el Palacio Polentinos, o el Convento del Carmen.

Recomendación: Si el tiempo de tu viaje lo permite, deberías visitar el Monasterio de Santo Tomás y el Monasterio de la Encarnación. Te lo contamos a continuación:

El Monasterio de Santo Tomás queda ubicado a escasos 20 minutos a pie del centro de Ávila. La construcción se divide en tres Claustros, la Iglesia, el Coro y los Salones Reales (actualmente alberga el Museo de Arte Oriental y el Museo de Ciencias Naturales). Aquí te dejamos el link del museo para que puedas conocer de primera mano los horarios de apertura y los precios de la entrada: http://www.monasteriosantotomas.com/monasterio/la-visita.html

El Monasterio de La Encarnación, ubicado en la parte norte de Ávila, fue declarado Monumento Nacional en el año 1983. En su entrada encontramos una gran escultura de bronce en honor a Santa Teresa de Jesús, símbolo de la relevancia que este monasterio tuvo en la vida de Santa Teresa, pues allí permaneció largos años de su vida. Actualmente alberga en su interior Museo Teresiano.

Entre unas cosas y otras se te habrá pasado la mañana volando recorriendo todos estos emblemáticos lugares o, quizás, no te haya dado tiempo a visitarlos todos…, en cualquier caso recuerda esto, en Ávila existen multitud de restaurantes ideales para degustar sus platos típicos, desde las judías del barco, la sopa castellana y las conocidas y sabrosas patatas revolconas, hasta sus tan representativas carnes como el chuletón, el solomillo, las chuletillas de cordero o el tostón y cabrito asados. Algunos de los restaurantes más conocidos y mejor valorados del centro de la ciudad son: Mesón del Rastro, Restaurante La Santa, Restaurante Puerta del Alcázar, Restaurante Alcaravea y Restaurante Bococo.

DESPUÉS DE COMER…

Y después del festín gastronómico toca bajar la comida, y no hay nada mejor para ello que desplazarte a las afueras de la ciudad, al lugar conocido como Los Cuatro Postes donde, además de poder ver uno de los monumentos más representativos de Ávila, podrás contemplar unas extraordinarias vistas sobre la ciudad, donde el recinto amurallado acapara todo el protagonismo. ¡Amante de la fotografía, toma nota! Esta es tu ocasión perfecta para inmortalizar una imagen de revista. Recuerda que para visitar este monumento deberás desplazarte en coche y, una vez allí, puedes dar un relajante paseo por el entorno del río Adaja y su puente romano. Aquí también encontraras varios de los restaurantes más concurridos y representativos de la ciudad: Restaurante Los Cuatro Postes, Restaurante La Canaleja y “El Almacén”.

Santuario de la Virgen de Sonsoles

Finalmente, no puedes abandonar la ciudad sin visitar el Santuario de la Virgen de Sonsoles, ubicado a cuatro kilómetros de Ávila por la carretera de Toledo, en lo alto del Valle Amblés. Esta obligada parada sin duda pondrá la guinda final a tu viaje. La zona es fantástica. El recinto está compuesto por un bello jardín con merenderos, fuentes, zona para niños, aseos y, por supuesto, la silenciosa Ermita de la Virgen de Sonsoles. La entrada es gratuita y en su interior podrás contemplar dos imágenes representativas de los milagros atribuidos a esta Virgen, un retablo barroco dedicado a San Juan y una urna de cristal que contiene el cocodrilo disecado que verás en la imagen de uno de los milagros.

Santuario de la Virgen de Sonsoles
Santuario de la Virgen de Sonsoles

Y PARA LOS AMANTES DE LA NATURALEZA…

La Sierra de Gredos: A una hora en coche desde Ávila, encontramos este extraordinario Parque Regional, de belleza similar a la ofrecida por los Picos de Europa, dentro de la comunidad de Castilla y León. Se consolida como una de las sierras más extensas del Sistema Central, compuesta por cinco valles fluviales y multitud de lagos, lagunas, circos, gargantas, riscos y galayos, siendo hábitat natural de la cabra hispánica. En su interior se encuentra el pico más alto de la sierra, el Almanzor, con una altitud de 2.592 metros. La Sierra de Gredos es el escenario perfecto para todos aquellos que deseen iniciarse en el maravilloso mundo del alpinismo, la escalada y el montañismo. Un lugar mágico que te dejará sin palabras…

Sierra de Gredos Ávila
Sierra de Gredos Ávila

El Valle de Iruelas: A menos de una hora en coche desde Ávila, encontramos la Reserva natural del Valle de Iruelas es una de las numerosas maravillas de la provincia de Ávila, ubicada en el Sistema Central cercana a la Sierra de Gredos. Su interior alberga una de las colonias de buitre negro más importantes de Europa, por lo que también ostenta la categoría de Zona de Especial Protección para las Aves. La Reserva alberga en su interior más de 200 especies distintas de vertebrados, entre las que destaca la presencia del Águila Imperial. Las posibilidades de ocio de la zona son innumerables, así como las múltiples actividades que podremos realizar en este bello paisaje. En su interior encontraremos rutas de senderismo, miradores, merenderos, información turística, rutas a caballo, piragüismo y canoa, navegación a vela, canoa-rafting, observación de aves y pesca… ¡Imagínate! Si lo que te va es la naturaleza y el aire libre, tienes que visitar la Reserva natural del Valle de Iruelas.

Valle de Iruelas Ávila
Valle de Iruelas Ávila

RECOMENDACIONES:

  • Una de las mejores épocas para visitar la ciudad es en primavera, aunque todo sea dicho, en los días de sol, hasta en invierno, las terrazas de los bares y restaurantes se llenan de gente.
  • Debías conocer la Semana Santa de Ávila, declarada de Interés Turístico Internacional. Algo digno de admiración. Por lo tanto, toma buena nota, no te arrepentirás.
  • Aprovecha el primer fin de semana de Septiembre para pasarte por Ávila, serás testigo de una de las fiestas más importantes de la ciudad, hablamos de “Las Jornadas Medievales de Ávila”. Te transportarán a otra época y te llevarás un recuerdo único para toda la vida.
  • Si te encanta ir de bares, saborear deliciosas tapas y estás por la ciudad en la época en la que se celebra el popular concurso “Ávila en Tapas”, es decir, el último fin de semana de Junio, habrás dado en el clavo. No te dará tiempo a recorrerte todos los bares y a saborear las suculentas tapas de concurso… ¿o sí?
  • Si visitas Ávila durante los meses de invierno, imprescindible llevar ropa de abrigo, bufanda, gorro y guantes. Los abulenses ya suelen estar acostumbrados, pero para los de fuera, el frío seco puede resultar molesto. No lo olvides, mira el tiempo y sal correctamente abrigado.
  • Si te acercas a la ciudad en tu propio vehículo, recuerda que tienes disponibles dos parkings públicos de pago en el centro de la Ávila, uno en la Plaza de Santa Teresa y otro en el Paseo del Rastro.
  • Si tienes tiempo para pasear, te recomendamos acércate al “Parque del Soto”, en la zona del río Adaja. Un gran espacio natural ubicado a las afueras de la ciudad donde podrás disfrutar de un agradable paseo entre frondosa vegetación, sentarte en amplias zonas verdes con merenderos o, simplemente, disfrutar de las vistas.

Así que ya lo sabes… tienes todas las posibilidades para hacer de tu viaje una experiencia única e inolvidable. Ahora no tienes excusa para no acercarte a visitar la ciudad de Santa Teresa, la ciudad de las murallas, la monumental ciudad de Ávila.

España Única… donde tus sueños te lleven.

No hay comentarios...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *